Restaurante Bandolero

 

Francisco PulidoLa cultura es un eje estratégico de la gestión de la Diputación de Córdoba al entender la cultura como derecho -un derecho de la ciudadanía-, que está en la base de la convivencia, del ocio y la calidad de vida, además de ser un elemento de desarrollo socioeconómico y turístico, de actividad empresarial y empleo para la sociedad cordobesa en este siglo XXI, que ha de ser el siglo cultural de Córdoba. En este marco se desarrolla el compromiso de la Institución Provincial con el objetivo común de lograr que Córdoba sea en 2016 Ciudad Europea de la Cultura, de hacer de la ciudad y el conjunto de nuestra provincia, territorios permanentes de la cultura vivida, igualitariamente disfrutada y construida en el seno de la sociedad cordobesa, con dimensión igualmente de proyección e intercambio exterior.

Esta ha sido la orientación que ha determinado nuestra actividad cultural, integrada muchas veces con la Universidad, el Ayuntamiento y distintas instituciones en un esfuerzo compartido, en un intento de la ciudad por darle vida a su inmenso legado cultural. Y esto se ha traducido en propuestas innovadoras y en su dinamismo cultural actual, como puede apreciarse en su denso programa, del que se desprende la riqueza añadida de su trascendencia simbólica y real que, irremediablemente, nos conecta al destino histórico por el que Córdoba es conocida y reconocida. En este sentido, el Foro Mundial por la Interculturalidad, ineludiblemente, revitalizó en el 2009 ese estímulo científico y cultural que le otorgó la indiscutible hegemonía universal a nuestra ciudad, al convertirnos a partir de entonces en la referencia obligada en todo lo relativo a la promoción del derecho de cualquier ciudadano a ser visto como cualquier otro, sin necesidad de poner por delante su etnia, su religión o su sexo para ser reconocido.

 

Y la provincia, los pueblos de Córdoba, participan igualmente de esta corriente activa, emprendedora y creativa, porque también en los pueblos queda aún el poso y la herencia de esa Córdoba “cuna de culturas. Crisol de razas. Encrucijada de Occidente...".Córdoba se abre así, se ofrece, mediante la excelencia e intensidad de su actividad, no como una ciudad anclada en siglos -no como un “relicario de siglos” que dijera el poeta cordobés Juan Bernier-, sino como una ciudad cultural y vitalista en este y para este nuevo siglo.

En este contexto dinámico, de sucesión de aportaciones a ese objetivo común de lograr la Capitalidad Cultural Europea, presentamos esta nueva aportación bibliográfica, producida por un extraordinario elenco de profesores e historiadores bajo la coordinación de Luis Recio, que precisamente viene a demostrar con su profundización científica que Córdoba es una de las ciudades más ricas culturalmente del continente europeo, mereciendo tal distinción por derecho propio. Antonio Gala decía, para ponderar esa supremacía cordobesa, que “Séneca y Averroes y Lucano y Maimónides, por ejemplo, ni siquiera eran todavía españoles y ya eran cordobeses”. Luis Recio nos invita en esta obra a conocer las huellas dactilares de nuestra cultura; una cultura civilizadora íntimamente ligada a la tierra, a su paisaje, al gran río, a los mares de olivos, a las campiñas de vides, a la feracidad de la dehesa, que se proyecta en el presente de manera singular. Es la Córdoba Viva. Ciudad eterna y viva, “cuyo misterioso encanto inspiró universalmente a poetas de todos los tiempos”, en expresión del poeta Mario López. Una Córdoba viva, palpitante, donde en cada uno de sus rincones podemos realizar un descubrimiento, experimentar el asombro y la conmoción de su belleza, sin dejar a nadie indiferente.

Francisco Pulido Muñoz

Ex-Presidente de la Diputación Provincial de Córdoba

 

Agencia Idea